Fragmentos: El Reino de los Zombis

agosto 20, 2011 .

- Los afortunados son los que ya están muertos - murmuró Jim antes de seguir a Mick y Chuck al interior.

- Me parece que las autoridades tiene más que suficiente con ocuparse de las ciudades -dijo Jim-. No tendrán tiempo ni recursos para venir a pueblos pequeños como este a darnos problemas. Al menos por ahora.

-Pero es posible que alguien más lo haga -dijo Mick-. La gente no está actuando de forma muy racional en estos momentos. No sabemos qué esperar.

-Puede que tengas razón. Deberíamos estar listos para lo que sea. Dios, cuando crees que la humanidad no podía ir a peor, allá va.

Brownlow representaba el cargo de presidente del país y esperaba que lo trataran como tal. Cuando el infierno se congelé, pensó Sharon. Y el infierno quizá hubiera cobrado vida, pro todavía no se había congelado.

- Algunas personas dicen que la Tierra misma es la razón para que haya tantas enfermedades nuevas, que hemos destrozado este planeta a nuestro antojo y ahora está contraatacando, está intentando sacar de su cuerpo nuestra polución. El único problema es que seguimos luchando contra la cura. Quizá este sea un ultimo y desesperado esfuerzo por salvarse, por deshacerse de la mayor parte de nosotros y empezar otra vez. La teoría tiene un nombre, pero no me acuerdo de cuál es.

-Se la conoce como «la venganza de Gaia». ¿De verdad crees que es eso?.

El cielo se fue oscureciendo. Los árboles no tardaron en doblarse por la fuerza de un viento septentrional que soplaba con fuerza. Jim observo a Mick, que se alzaba sobre su amigo caído. La tormenta inminente y los destellos lejanos de los rayos completaban aquel retrato de desesperación y oscuridad.

Mick y Felicia se aferraron el uno al otro bajo el aullido del viento, un presagio de la verdadera tormenta que todos sabían que se acercaba. Se asemejaban a una pintura, un momento de angustia y esperanza suspendido en el tiempo.

Justo cuando comenzaba a descubrir la causa de aquel extraordinario super virus, se desencadenaba el infierno en la tierra. ¿Por qué será, se preguntó Sharon, que los seres humanos siempre fracasan cuando están tan cerca de la grandeza? ¿Es el destino del hombre dejar atrás los cuchillos de piedra y las pieles de oso para llegar casi a alcanzar las estrellas y desparecer entonces para siempre, como los dinosaurios? La respuesta le pareció de repente muy clara. A pesar de todos sus conocimientos y herramientas, el hombre carecía de la sabiduría necesaria para dirigir sus propios pasos.


El Reino de los Zombis
Len Barnhart

1 huellas :

Libros Que Voy Leyendo dejó su huella...

Me gustan estas entradas que haces con pequeños fragmentos. Son una buena idea
Un beso
Lourdes

ir arriba